© 2014 by Padres consecuentes.

Siguenos
  • Google+ Black Round
  • Facebook Black Round
  • Instagram Black Round
Buscar
  • Admin

El pensamiento puro positivo


Me costaba mucho darme cuenta de que el universo es un terreno mágico. Había estudiado cada día durante los últimos cinco años todos los libros más que cayeron en en mis manos sobre física cuántica, ley de la atracción, pensamientos filosóficos de distinta índole. Era como si mi mente no aceptará como real aquello que no podía ver, oir, tocar, palpar. Siempre había creído que yo era especial pero al fin y al cabo, mi forma de ser, estar y mi comportamiento no difería de los cientos de personas que conocía o que caminaban a mi alrededor. Mientras leía libros, estudiaba por interneto todo era fácil, pero la cruda realidad era bien distinta. Yo era una más de tantos que van por el mundo cegados por pensamientos y sentimientos limitantes acerca de aquellas cosas que más desean debido a la incapacidad de dejar atrás el pensamiento racional.

Fue el día el día que me quede sin dinero cuando comencé a comprender todo lo que había aprendido durante esos años. Cuando esto sucedió, todo el miedo se eliminó. Ese día conseguí observar el paisaje que me rodeaba tan hermoso como en realidad se manifiesta en la naturaleza. En ese momento mi mente quedó despojada de pensamientos depresivos. Ya no me quedaba nada.

La frase: lo que tú piensas es lo que obtienes, es una verdad a medias, pero casi todos la hemos aceptado como dogma/ guía que sin duda a casi todos nos ilusiona de forma temporal. Durante un tiempo nos proponemos seguir a raja tabla las consignas de las teorías que nos proclaman llegar a la felicidad, pero en poco tiempo volvemos a nuestras costumbres, que aunque no nos procuran la felicidad, nos proporcionan gran seguridad, debido a la constancia en el uso durante gran parte de nuestra vida.

La línea del pensamiento positivo, tan manida en la época actual se destruye por si misma cuando casi ninguna de las personas que conocemos consigue la totalidad de los objetivos de vida que se propone. Y esto, a que se debe? La respuesta es simple: estamos educados en la incoherencia de pensamiento más absoluta. Nos enseñan a pensar una cosa y a manifestarnos de otra totalmente diferente.

El pensamiento puro positivo se destruye ya desde la más tierna infancia cuando a nuestro niñito le comunicamos: No quieres comer, pues bien no comas, tu comida se queda para la próxima toma". Una hora después, a nuestro niñito le estamos casi obligando a tomar su yogurt preferido o una once de chocolate, por qué la verdad es muy delicado para comer y me preocupamuchisimo lo delgado que está. Esta actuación que parece de lo más ingenuo, es el inicio de todas las incoherencias que nuestros hijos va a recibir en su vida. Este es uno de los comienzos de la infelicidad de las personas. En ese momento dejan de tener un pensamiento puro positivo y se convierten con nuestra inestimable ayuda en estrategas y manipuladores, adentrándolos en el campo del pensamiento puro negativo o en el pensamiento puro estratégico.

Ninguna teoría positivista puede ser creible si no fomenta el pensamiento puro positivo. El pensamiento puro positivo es el único que consigue la magia de hacer el deseo realidad manteniendo el estado de felicidad o satisfacción de forma constante.

Quiero que te fijes en un detalle muy común en las relaciones interpersonales. Muchas personas fingen su forma de ser, quieren esconder sus defectos. Cuando esto ocurre, suele existir un rechazo inmediato hacia la persona fingidora, la criticamos interna y públicamente y procuramos alejarnos de ella. Igualmente le ocurre a aquellos que manifiestan incoherencia entre el pensamiento y la acción. Observa este aspecto en el comportamiento de una persona en cualquiera de sus facetas y comprobarás de forma rápida si finge en cualquier aspecto de su vida.

Esta forma de proceder es incompatible con el pensamiento puro positivo. Toda artificialidad positiva que introduzcamos en nuestro comportamiento que no sea coherente con nuestro pensamiento, nunca dará como resultado un pensamiento puro positivo que nos dirija a la plena felicidad.

No es fácil conseguir el pensamiento puro positivo, ya que este requiere el cumplimiento de una serie de principios y valores que como seres humanos evolucionados debemos o tenemos la obligación de seguir. Esos valores o principios tienen que estar regidos por el reconocimiento de las necesidades del resto de seres humanos. Esos principios que son de tipo universal son: el respeto, la responsabilidad sobre las demás personas, el sentido de la justicia, la honestidad, y en definitiva el principal de ellos y que los abarca a todos que es la libertad. Sin el cumplimiento de alguno de ellos no podemos obtener el bien más preciado que es la felicidad plena y duradera. Estos principios generales son los que mueven al ser humano hacia valores tan importantes como son la generosidad o la compasión, los cuales nos dan la oportunidad de crear vínculos de convivencia fuertes y perdurables con nuestros congéneres.

Si bien es cierto que muchas personas no necesitan cumplir con estos principios para obtener todo lo que desean, podemos afirmar sin lugar a dudas que una forma de comportamiento que no se rija por principios aceptados universalmente, suele tener consecuencias graves en algún aspecto de Las vidas de las personas. De alguna forma aquellos que no cumplen con los principios universales tienden al pensamiento puro negativo y por simple inercia, terminan por pagar a graves consecuencias, ya que en algún momento en el tiempo el pensamiento positivo destruye al negativo. El pensamiento negativo pueden ganar temporalmente, pero el universo siempre se alía hacia la tendencia más equilibrada, y en el caso de la humanidad esa tendencia es el positivismo. Lo que habita en la mente universal, es en definitiva lo que se manifiesta en todo el universo y los seres humanos somos una parte inseparable del mismo.

Pilar Sánchez. Prohibida la copia de este texto sin hacer referencia a su autora. Este texto tiene derechos de propiedad intelectual.


0 vistas