© 2014 by Padres consecuentes.

Siguenos
  • Google+ Black Round
  • Facebook Black Round
  • Instagram Black Round
Buscar
  • Padres consecuentes

ERES UN PADRE CONSECUENTE?


Has experimentado alguna vez la sensación de impotencia de saber que tenías razón... pero tu hijo adolescente ganó por tal de no entrar en una discusión que terminase en ¡Te odio!. Y has sentido la frustración cuando sabías que en fracciones de segundo podías haber elegido entre calmarte o arremeter sin control cuando tu niño hizo una travesura y elegiste la segunda opción, arrepintiéndote seguidamente. O cuando no encontrabas que camino tomar y escogiste el más complicado.

Hemos comprobado esta situación hablando con multitud de familias y concluyen que “están hartos de estar hartos”. Y les gustaría encontrar la manera de que el camino en cuanto a la educación de sus hijos fuese menos ingrato.

A partir de estas circunstancias investigamos a familias que “no estaban saturadas” del intento de educar. Al analizarlas, la pregunta pareció resonar en nuestra mente: ¿Por qué ellos logran tan fácilmente lo que quieren? Estudiándolas nos dimos cuenta que su éxito estribaba en la forma de abordar las dificultades.

Mostraban una gran coherencia cuando tenian que responder a los problemas planteados por sus hijos. Mediante la observación nos dimos cuenta que aplicaban la consecuencia directa a la acción del niño. Mientras que otros padres empleaban castigos que nada tenían que ver con el comportamiento manifestado en una determinada situación, estos padres “consecuentes” aplicaban consecuencias relacionadas siempre con el comportamiento dado.

El padre no consecuente puede imprimir el castigo de no ver en un mes la televisión por no hacer los deberes. El padre consecuente deja que su hijo sea el que elija ver o no la televisión ese día dependiendo del cumplimento de la responsabilidad de hacer los deberes o no hacerlos.


0 vistas